Publicidad

Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

El joven Edwin Ccarita Mamani terminó su vida con una tijera clavada al cuello. Su cuerpo fue hallado en su habitación del barrio San José, en la ciudad de Puno. De acuerdo a lo que refieren las crónicas periodísticas, en la escena del crimen se hallaron los indicios de dos victimarios.
Así como los parientes y amigos de Edwin Ccarita, muchos lloraron por la muerte de 4 mil 839 personas en los últimos 6 años, en nuestra región. Esta cifra corresponde al número de las denuncias por homicidio registrados en la región, por el Ministerio Público.
El año 2014 fue especialmente sangriento en la región. Las denuncias por homicidio llegaron a 1770, una cifra sin precedentes en la región. Solo unos años antes, el año 2009, las denuncias por homicidio llegaron a 228.
Como se recuerda, ese año los llamados “ Malditos del Costal” se llevaron la vida de 5 jóvenes, completando otras tres víctimas a inicios de este año. El móvil del crimen fue la obtención de dinero fácil, mediante el empeño de las motocicletas, aunque las primeras pesquisas hallaron trazas de sadismo entre los delincuentes.
Ese año también, algunos delincuentes, viendo que muchos adinerados juliaqueños optaban por reforzar fuertemente sus puertas, idearon sorprender a sus víctimas en sus propios dormitorios, mediante el uso de una escalera. Asaltantes y sicarios se confundieron y fueron llamados “los delincuentes de la escalera”.
Estos dos casos se dieron en la enorme y creciente ciudad de Juliaca. La ciudad calcetera se convirtió, así, en la de mayor índice delincuencial, lo que se refleja en las 19 mil 748 denuncias que representan el 27.8 % del total de casos en el distrito fiscal de Puno. Cabe mencionar que las 2 Fiscalías Penales Corporativas de Puno atendieron 16 mil 540 denuncias, representando un total de 23.3% de la carga procesal en fiscalías penales.
Muchos padres de familia temen por la integridad de sus hijos cada vez que éstos salen de juerga, luego de que casos como el de Pedro Arpita Tapia, un joven contador de 25 años, quien fue hallado en un descampado cerca a locales nocturnos, se hacen tristes noticias, inolvidables y dolorosas.
Las discotecas, nigthclubs y demás locales similares, han sido escenario o lugares en donde empezaron las pasajes que llevaron a la muerte a numerosos jóvenes, quienes salieron en busca de aventura y diversión, pero finalmente encontraron la muerte.
Otro de los escenarios de muerte y violencia fue el centro poblado de La Rinconada, lugar donde la falta de efectivos policiales, el consumo de alcohol y el abundante dinero que cargan los mineros, han convertido a cada trabajador de la zona en una presa para los delincuentes. No obstante ello, la reacción de los pobladores también se ha llevado algunas vidas.

Acerca de Radio Salud

Hola...
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

Inicio