Publicidad

Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Utilizando la frase “la medicina bamba mata”, el Decano del Colegio Químico Farmacéutico de Puno, Rubén Ramos Zapana, informó que las últimas intervenciones conjuntas realizadas por DIREMID y el Ministerio Público, han revelado que Juliaca es una bomba de tiempo, debido a la comercialización de medicamentos vencidos y falsificados.
Entre las irregularidades encontradas producto del comercio ilegal, se encontró que varios establecimientos vendían medicamentos con fecha de expiración vencida, sin registro sanitario, rotulado adulterado o borrado, productos falsificados, procedencia desconocida, muestras médicas o provenientes de instituciones públicas (robados).
También, mencionó que expendían productos que ingresan al país a través del contrabando, que al no contar con condiciones adecuadas de almacenamiento y transporte, genera un grave riesgo a la salud de la población que consumo estos medicamentos.
Precisó que los medicamentos bamba se producen en el exterior, en Lima e incluso en Juliaca, y llegan para su comercialización a las boticas ilegales e informales de Juliaca, directamente por otros distribuidores también informales, los denominados Mochileros y del mercado San José.
Según estudios del Colegio Químico Farmacéutico Departamental de Puno, en Juliaca existen alrededor de mil 187 boticas y farmacias, de las cuales hasta mayo del 2015, solo están autorizadas por la DIREMID 183 establecimientos, es decir, existen más de mil boticas informales.
Locales que no cuentan con una autorización sanitaria para su funcionamiento, no cuentan con un Director Técnico Químico Farmacéutico, no cuentan con licencia de funcionamiento municipal, no cuentan con documentación de los productos farmacéuticos (protocolos y facturas).
Según la Ley Nro. 29459, “Ley de los Productos Farmacéuticos, Dispositivos Médicos y Productos Sanitarios” y su reglamento D.S. 014-2011-SA; estos establecimientos informales no pueden proveerse de los laboratorios ni de los distribuidores de medicamentos debidamente autorizados, por tanto, recurren a mercados y proveedores de contrabando.
Asimismo, Ramos Zapana, señaló que en Juliaca la comercialización de productos farmacéuticos, dispositivos médicos y productos sanitarios genera alrededor de medio millón de soles diarios, de los cuales el 40% corresponden a productos no aptos para la salud.
Para combatir este problema, el Decano del Colegio Químico Farmacéutico departamental de Puno, plantea activar el CONTRAFALME, Grupo Técnico Multisectorial de Prevención y Combate al Contrabando, Comercio Ilegal y Falsificación de Productos Farmacéuticos en la región.
Esta entidad debe ser encabezada por la Dirección Regional de Medicamentos Insumos y Drogas (DIREMID) Puno, y conformada el Ministerio Público, PNP, ADUANAS, SUNAT, Municipalidades y colegios profesionales.
Indicó que, la estrategia de trabajo debe ser conjunta entre sector público y privado, utilizando la investigación más allá de la incautación de medicamentos adulterados que permita llegar hasta el fabricante y los falsificadores, para así enfrentar al llamado "asesino silencioso".
También, mencionó que para controlar estos delitos se debe dar el endurecimiento de las penas, para que los que cometan estos ilícitos vayan a la cárcel, a su vez pidió a la población comprar medicamentos en farmacias y boticas autorizadas y regentadas por un químico farmacéutico.

Acerca de Radio Salud

Hola...
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

Inicio