Publicidad

Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Pedro Vilcapaza Alarcon, conocido como el "Puma indomable" y descendiente de los cacique de Azángaro, nació en Morco Orco, a 20 kilómetros de Azángaro, en junio de 1741. Sus padres fueron Cleto Vilcapaza y Juana Alarcón. Estudió en el Real Colegio de San Bernardo del Cusco, para luego dedicarse al comercio, alcanzando la prosperidad principalmente con el traslado de la plata entre Potosí y el Cusco. En su permanente recorrido por dichas regiones presenció la injusticia que cometían los encomenderos europeos, en contra de sus hermanos de raza, tomando conciencia de todas esa agresiones contra su pueblo, Vilcapaza comienza a aderezar en su mente el ideal de la insurrección, iniciándola junto a su fiel compañera y esposa Manuela Copacondori; cuando, Túpac Amaru se rebela en noviembre de 1780 contra los realistas, Vilca Apaza se convierte en su lugar teniente en las zonas de Azángaro y Carabaya, actuando en colaboración con Diego Cristóbal. Vilcapaza. Para provocar la deserción de los rebeldes ofrecieron el indulto y finalmente vencieron a Vilcapaza en Condorcuyo, replegándose éste a Puno y Huancané, a fines de 1781 se firmó la capitulación de los rebeldes que aceptaron el indulto, pero Vilcapaza se negó a rendirse y se levantó nuevamente en Azángaro. Luego de sucesivas acciones contra los opresores españoles cayó finalmente en su manos. Pedro Vilcapaza fue ajusticiado el 8 de abril de 1782 como Túpac Amaru; descuartizado por 4 caballos. Durante su martirio, Vilcapaza no cesaba de gritar: «LLACTA MASIYCUNA CHACAY INTI RAICU, NOCCA JINA WAÑUYTA YACHA CAYCHIS», que traducido al castellano dice: «AZANGARINO POR AQUEL SOL, APRENDED A MORIR COMO YO».
Los miembros de Vilcapaza fueron mandados a distintos poblados una pierna fue izada en Macaya camino a Sandía, la otra en Kayrawiri camino a Lampa, un brazo en Qanqari camino a Puno y el otro en Vilquicunca camino a Asillo y el cuerpo arrojado a la hoguera convertido en ceniza y arrojado al viento, todo ello para que sean exhibidos y sirvieran de escarmiento para los revoltosos venideros. La cabeza de Vilcapaza dicen que fue puesta en una pica frente a la Iglesia , de donde desapareció misteriosamente y dicen que fue robada por los moradores de Mororco quienes, lo llevaron a su caserío de Raya Pata donde fue velado por tres días y tres noches y que después fue enterrado cerca a la laguna Putislaka, como fiel guardián del tesoro que había escondido y que es uno de los motivos en que no puedan encontrar dicho tesoro.

Acerca de Radio Salud

Hola...
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

Inicio